martes, 28 de febrero de 2012

"Claaaaro, es que si no te gusta leer..." (pa qué te metes)

Así, con rintintín y arrugando la nariz, se me despide el del Círculo de Lectores, que me asaltó en la calle, cuando le digo que era socia y que me dí de baja porque no me gustaban los libros que ofrecían. A mí... ¡a mí! Que he terminado ayer mismo Drácula, de Bram Stoker (mucho mejor que la película, dónde va a parar), que en la mesita de noche tengo el Decameron de Bocaccio (me está costando, también es cierto), en la mesa del sofá me espera a punto de acabarse, La isla del tesoro, de Stevenson. En el bolso tengo ahora metido, recién empezado en un rato entre clase y clase, En el camino, de Jack Kerouac (tiene una pinta fantástica, si os gustó El guardián entre el centeno no lo dudéis) y en casa de mis padres tengo Los miedos, de Eduardo Blanco Amor. ¿Que a mi no me gusta leer, degenerado? ¡¿Que no me gusta leer?! Lo que no me gusta son la mierda de libros que ofrecéis, que entre novelitas a lo Corín Tellado, novelitas de miedito tonto (Crepúsculo, cuánto daño has hecho a los vampiros y al terror del bueno), los cuatro best sellers que te meten por los ojos en cualquier lado... que a parte de eso... ná. Algún clásico de vez en cuando, pero nada más. (Ah, y si esperas encontrar libros tirados de precio, olvídate).

Que si no me gusta leer normal que me diera de baja... dice. La madre que lo parió.

Edito: el de Jack Kerouac no está mal pero me decepcionó un poco. Escribe muy bien pero no hay meta final en este diario. Si no te gustan los primeros capítulos no te gustará el resto, creo yo. 

sábado, 11 de febrero de 2012

El que resiste, triunfa

"En lo más profundo del invierno descubrí que dentro de mí existe un verano invencible" 

(A.Camus)