miércoles, 15 de mayo de 2013

Gusanos en el poder

A ver... ¿nos están tomando el pelo o qué? 

Primero fue la secretaria general de emigración e inmigración, Marina del Corral, que comentó muy ancha que los jóvenes españoles no emigran por la situación crítica del país, sino por nuestro espíritu aventurero. 

Pues oiga, señora, que la mayoría de jóvenes tenemos de Indiana Jones lo justo para un par de semanas de vacaciones en verano. Que si yo pienso en que igual en un año tengo que drogar a los gatos y a mi pareja para subirlos a un avión (de otra forma ninguno de los tres subirá) y marcharnos camino Alemania, Escocia, Holanda o Japón es por pura necesidad económica, no por espíritu aventurero, le diría a la pedazo de hipócrita esa. La mayoría de los jóvenes que se irían por propia voluntad son una minoría (¿tan caprichoso es querer trabajar a menos de mil km de tu familia?) y si lo hacen suele ser para un Erasmus, un Máster  o como mucho un doctorado, casi siempre con la vista puesta en el regreso. Así que que lo disfracen como quieran pero están formando a gente que luego no se queda en el país. Como pagar los estudios a los austríacos, vamos. 

¿Qué vino después? Creo recordar que algún pepero dijo que los de su partido se apretaban el cinturón y pagaban la hipoteca, levantado los bancos el país. No como los izquierdosos que se tiran por la ventana cuando van a desahuciarlos. Mira qué gente.

En el telediario salió que acercarse a nuestro señor Jesús y rezar calmaba la ansiedad, según eminentes clérigos psicólogos. Como ya han dicho otros antes que yo, que no te dejen en la calle sin vivienda por haberte quedado sin empleo también la calma, que no te puedan despedir sin causa justificada otro tanto, que no peguen tijeretazos a tus derechos en educación y sanidad ayuda mucho también. 

Apareció algún politicucho indignado porque el pueblo, esa escoria, se atrevía a protestar en su portal (la calle es de todos, se supone) sin pensar en los hijos de estos políticos, pobres ellos. Que los de los desahuciados no sufren ni padecen. Y puestos a ser demagógicos... ¿y los niños españoles enfermos? ¿Qué tal llevan los recortes en investigación y ciencia? ¿Y los recortes en sanidad? 

Volvió la Iglesia a dar por saco, igualando a las que abortan con etarras. Asesinato al fin y al cabo. No se pronunciaron tan contundentemente cuando salieron todos aquellos casos de abusos a menores por parte de sacerdotes. Entonces no. 

Ahora dice la Fao que somos unos tiquismiquis, que si en vez de rebuscar en los contenedores cenando con lo que tiran los supermercados nos dedicáramos a comer insectos tendríamos la vida arreglada. Que oye, muy bien lo de proponer alternativas a la hambruna, pero me pregunto yo porqué, sí, porqué, tenemos los europeos que cambiar nuestra alimentación e introducir la de culturas que nos son ajenas. Porqué tengo que comer gusanos, por muchas proteínas que tengan, mientras se tiran diariamente un montón de verduras y hortalizas y pescado que no se da vendido y leche y yogures que caducan antes de que alguien los compre. 

Y el mismo día, para rematarme, oigo algo de que la iglesia recomienda que las chicas no vistamos como putas, que vamos provocando. Que parece ser llevamos los pantalones demasiado caídos, de los pantalones de los chicos no dicen nada, claro.

Y yo me pregunto si son todos tontos o qué de qué. Que cómo resulta que mi madre igual acaba teniendo que pagar las mamografías, cómo se recorta en todo (investigación, sueldo funcionarios, etc) y los politicos siguen viajando en primera. Con su hotelito cinco estrellas. Sus desayunos de treinta euros. Sus dietas para hospedaje cuando tienen vivienda en la ciudad. Su coche oficial para hacer recados personales. Su generoso sueldo por quedarse dormido en el parlamento. Que somos el país con más políticos de la Unión Europea, por encima de países que nos doblan en habitantes. En Inglaterra el ministro de Transportes va a trabajar a las siete de la mañana cogiendo el metro, ¿eso aquí para cuándo?

De verdad, que a veces dan ganas de coger un palo y darles hasta cansarse. Que nos tratan de gilipollas, joder. Hace poco decía Rajoy (y tenía que ser gallego, vaya por dios) que él no tenía que cumplir el programa electoral, que él tenía que hacer lo que tenía que hacer. Estoy deseando ver cómo cuando se acerquen las elecciones empiezan a regalarnos piruletas y caramelos para tenernos contentos. Bajarán un poco los impuestos e invertirán un poco en crear empleo. Quizás una inyección económica a la sanidad, y poco más. Así, unas migajas para que nos parezcan que son buena gente y los votemos, y los tengamos apretándonos la soga cuatro años más. 

Que se dejen de tanto hablar en la tele cómo debemos vestir las mujeres o qué debemos comer y hablen más de cómo en Islandia condenaron a sus políticos y algún banquero por negligencia. Que hablen de eso.

domingo, 12 de mayo de 2013

Tetas

Exacto. Voy a hablar de tetas.

Hace unos días estaba esperando en la calle a que pasaran a recogerme, cuando un coche aparcó prácticamente enfrente de donde estaba yo. El conductor se bajó y se metió en una panadería. En el coche quedaron, con la ventanilla bajada, un par de críos de unos diez años. 

Empezaron llamándome "eehh, ehhh, tú", y yo pasé tres pueblos y medio de mirarlos siquiera porque estaba muy entretenida con el móvil y no me apetecía nada escuchar a dos enanos con ganas de cachondeo. Se debieron de picar y cambiaron la técnica... "feaaa, no oyes", aquí se me levantó una ceja mientras pensaba si merecía la pena ir a decirle alguna cosita. Así siguieron un buen rato algo y finalmente uno dijo "No tienes tetas siquiera". 

Es cierto. Casi no tengo. Y me sorprendió mucho que un niño tan pequeño se fijara en ello y considerara que diciéndomelo podía menospreciarme. Ya a esa edad cree tener conciencia de lo que debe exigírsele a una mujer, tener una buena talla de delantera, y si no lo tiene "no cumple", le falta algo, está incompleta. Y debería avergonzarse de ello.

Nunca estuve acomplejada. Ni siquiera en la adolescencia. Cuando alguien consideró oportuno hacerme saber que pensaba que estaba plana (recuerdo un chico cuando tenía catorce años) mi reacción siempre fue de sorpresa. Sorpresa y una pregunta en mi cabeza, "¿Y qué?". 

Si me ofrecen tener una 95 con un chasquido de dedos diría que no. No sería yo. La ropa sienta mejor, la silueta es más sensual... pero no, me quedo como estoy. Con 32 años no es solo que lo tenga aceptado, es que me gusto así. No me gustaría tener unas tetas grandes, igual que alguien con mucho pecho no le gustaría tener las mías.

Quizás por tener poco pecho nunca he podido comprender qué lleva a una mujer a llevar un culo en el escote. Insinuar vale, pero lo de enseñar un palmo de canalillo para mí es un "todo lo que puedo ofrecer es ésto".  Aún así intento respetarlo. Cada uno que haga con su cuerpo lo que quiera pero ¿sería lo mismo si un tío va enseñando media polla? 

En fin. Todo esto venía por lo que he estado pensando estos días. No tengo demasiada conciencia feminista en el sentido de que no comparto esa victimización de la mujer que muchas veces veo en artículos de esa índole... pero a veces me parece que algo estamos haciendo mal. Hace unos días, hablando con un señor sobre la colonia de gatos de mi barrio, hizo una apreciación positiva a mis piernas que no venía a cuento. Como fue cuando me despedía no hice mucho caso y me fuí. ¿Cómo se interpretaría si fuese al contrario? ¿Por qué supuso que estaría contenta con el halago? ¿Por qué debería estarlo? ¿Quizás porque existe la conciencia de que las mujeres deben estar bonitas? ¿Que deben gustar y que nos gusta saber que gustamos? ¿Por eso aquellos niños pensaron que me disgustaría que me dijeran que no tenía tetas, que no gustaba? 

Aquí os dejo unas fotos de chicas que a mí me parecen bellísimas. No comparto esa belleza, pero si la planicie pectoral, y con mucho orgullo. Cada mujer es preciosa a su manera :) 

Agyness Deyn (de ella pongo dos, que me encanta esta mujer), Natalie Portman, Keria Knigtley, Sienna Miller y Kate Moss. 

Ya las quisieran conocer los críos aquellos xD