miércoles, 27 de mayo de 2015

Si no escribo muero un poco

Sigo viva. Un poco zarandeada, despeinada y magullada pero viva al fin y al cabo. Y a veces hasta sonrío. Algunas de las cosas que han pasado estos días:

 -En la lucha con mis ataques de ansiedad voy 1-1. No conseguí presentarme al primer examen pero sí al segundo. Taquicardias, mareos, miedo atroz, ganas de echar a correr y una cosa muy loca que se llama despersonalización. Los vencí.

 -A raíz de conseguir el empate me puse de subidón y estoy estudiando mucho para el siguiente examen y alcanzar el 2-1.

 -Le he dicho a mi psicólogo: "...porque sois medio científicos..." y él ha abierto mucho los ojos y se ha reído mientras me preguntaba "¿Medio?"Lo he intentado arreglar luego pero no sé si ha colado. A veces se me olvida que no sólo somos científicos los que estudiamos Bioquímica o Virología.
 
-Tengo una gatita acogida que me trae un ratoncillo de juguete viejo y feo para que se lo lance una y otra vez. La estoy entrenando para unas olimpiadas ficticias.

 -Se ha publicado un relato mío en una antología y estoy toda orgullosa. (Uno más y lo dejo, a la venta en Amazon).

 -Tengo que hacer una serie de diseños para camisetas para una protectora de animales. Tengo muchas ideas que quieren escaparse como rayos de luz entre las rendijas de la caja donde están encerradas. Pronto sacaré un rato al día para ellas. Espero.

 -Mañana toca ir al fisioterapeuta a que me recomponga un poco. Conozco una chica que iba al fisioterapeuta cuando se sentía sola para sentir el contacto con otra persona. No soy yo, yo voy porque alguno de los nervios que unen mi espalda con mi pierna izquierda está un poco pallá.

 -He decidido que este verano iré a una playa nudista. Bueno, he decidido que haré varias cosas que darán para otra lista.