domingo, 29 de noviembre de 2015

Escribir un poco

Quería actualizar ésto y he empezado el post tres veces. Iba a hablar de que llevo varios intentos de cambiar la plantilla pero ninguna me convence, luego de una discusión entre conocidas (no, aunque la norma social diga que debo llamarlas amigas no lo son, tuve una amiga una vez, y no era ésto) que acabó con una tirándole la cocacola a la cara a la otra y yo aguantando para no hacer lo que me apetecía hacer que era largarme de allí. También contaba que estaba saliendo a pasear al monte y que me molaba y que también me molaba mucho caminar hasta la plaza de abastos y hacer la compra en sus puestos mientras olisqueo el ambiente, pruebo chocolate artesano y me tienta una caña en el bar de la plaza. Pero no me apetece dedicarle más líneas de las que ya le he dedicado. 

¿Qué cuento entonces? Pues no lo sé... ¿Qué te gustaría leer? ¿Sobre la lluvia y los gatos? ¿Sobre el azul con el que estoy pintando la entrada de casa? ¿Sobre que estoy escuchando esta chorrada y me gusta?


También he vuelto a cocinar. He probado una ensalada con bacon y gorgonzola que me llevó cerca del orgasmo. Y he hecho unas chuletas con salsa dulce de mostaza que hizo que fuese la primera vez que no dejo la mitad en el plato (no soy mucho de carne). 

Revisando posts antiguos he confirmado lo que ya sabía, que hago muchos planes y promesas que luego no culmino, o que alargo indefinidamente otras... es un poco triste. Intentaré culminar al fin. Como cuando llegué a lo alto del monte que está enfrente de mi casa. Hay una antena arriba de todo y puedes imaginar que su señal te hace llegar a toda la ciudad. 

No, no son cosas muy interesantes, ya. Yo... sólo quería escribir un poco.